Desde que se publicó la reforma constitucional del 18 de junio de 2008 -la cual estableció el modelo acusatorio en el sistema de justicia penal- existió la pretensión de proponer una modificación al artículo 73 de la Constitución, en el sentido de facultar al Congreso de la Unión para elaborar un Código único de Procedimientos Penales.